martes , 24 abril 2018

Bronceado saludable: Protege tu piel del sol

Estamos viviendo uno de los veranos más calurosos de las últimas décadas y nuestro cuerpo nos pide un buen baño en la playa o la piscina. Esperamos que lo disfrutéis y os damos un único consejo: no olvidéis protegeos del sol. Un bronceado es socialmente atractivo y nos transfiere un aspecto saludable, pero puede perjudicar nuestra piel si no se toma adecuadamente.

 El bronceado es la forma mediante la cual la piel se protege frente a los rayos ultravioletas del sol. En la dermis, que es la capa media de la piel, se encuentran unas células llamadas melanocitos que segregan melalina, una sustancia que pigmenta la piel. Cuando los rayos del sol llegan a la piel, la melanina sube a la epidermis, la capa superior de la piel, donde se deposita engrosándola y absorbiendo los rayos del sol. Cuando la melanina entra en contacto con la radiación UV, se oxida, haciendo que la piel se torne de un tono más oscuro que variara de intensidad en función de la genética de cada individuo.

 Una piel bronceada es algo adecuado a los gustos actuales, pero también conlleva ciertos peligros potenciales. Un bronceado saludable resultará de la exposición al sol adaptada el tipo de piel, en combinación con factores protectores que eviten el fotoenvejecimiento y favorezcan el bronceado y su mantenimiento.

El envejecimiento prematuro de la piel se desarrolla por diferentes factores externos entre lo cuales el más importante es la exposición crónica a la radiación ultravioleta de sol o a las fuentes artificiales de UV, como las lámparas de bronceado. Estos rayos son los responsables del bronceado pero también del riesgo de quemaduras solares y cáncer.

 Algunos signos del fotoenvejecimiento son los capilares rotos en las aletas nasales, mejillas y escote; los labios frágiles que empiezan a perder color y definición; manchas pigmentadas; arrugas alrededor de los ojos y la boca y manchas escamosas, asperas y rojas, llamadas queratitis actínicas, que pueden ser pre-cancerosas y requieren tratamiento.

 Aquellos de vosotros que tengáis la piel muy sensible al sol, además de emplear protectores solares de muy alto factor de protección, podéis tomar nutricosméticos con betacaroteno con el fin de potenciar estas propiedades protectoras y de conseguir un bronceado uniforme.

 Puedes encontrar una amplia gama de protectores solares en el siguiente enlace:

http://herbesdieteticaynutricion.com/69-productos-solares

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK, lo he entendido | Más información