martes , 17 julio 2018

Feng Shui: Casa cuarta – La prosperidad

¿Quién no desea que su vida le vaya perfectamente bien en todos los ámbitos? ¿Estar tranquilo con respecto a la familia, al trabajo, los amigos, los negocios y, por supuesto, el dinero?

La palabra prosperidad engloba muchos conceptos; no es más próspero quien tiene más dinero sino quien hace que su vida en todos los niveles esté equilibrada.
La prosperidad es la sensación, pero también la creencia, de que en todo momento tendremos lo que deseemos en todos los niveles.
Actualmente, en nuestro entorno, el concepto de prosperidad solo se enfoca en su parte económica. No debe extrañarnos que nos vaya así y que encontremos carencias por todos lados, tanto en las personas más desprotegidas como en las que gozan de abundantes medios materiales. Las carencias o la escasez las encontramos a muchos niveles. Por eso hay graduaciones en este concepto.
¿A qué nos referimos con carencia o escasez? ¿A la miseria, a la mezquindad, a la avaricia, a la falta de confianza, al miedo de quedarnos sin nada?
Sí. Quiere decir todo esto y mucho más. Pero sobre todo a la falta de Amor. Escasez es igual a falta de Amor.
Algunos textos religiosos antiguos nos reconvienen: “¿Por qué os preocupáis del futuro? ¿No veis los lirios del campo cuán hermosos son y cómo viven tranquilamente?”. Debemos aplicarnos esta cita, pero no lo hacemos porque tenemos unas creencias tan arraigadas en nuestro subconsciente por experiencias traumáticas que hemos vivido, por falta de amor y autoestima, que hacen que nosotros pensemos que no somos merecedores de todo lo que es bueno y de la abundancia del Universo.
Estas arraigadas creencias hacen que el concepto de prosperidad se refiera en exclusiva al ámbito económico; pero esta realmente implica todos los procesos de nuestra vida.
Ahora nos encontramos en una Casa del Baguá que nos puede ayudar a que estas creencias se transformen de manera positiva para volver al verdadero sentido de la prosperidad.
Esta Casa es la de la madera pequeña, pero también es la de la madera que ya ha crecido. Es igual que las personas: cuando nos sentimos saludables y hemos solucionado los conflictos familiares, somos más fuertes y evolucionados. Es la Casa de la riqueza y del dinero, de los bienes de la vida.
En esta Casa es importante que los símbolos que se encuentren en ella sean inteligibles para nosotros, que comprendamos su significado y que, evidentemente, nos gusten.
No porque una cosa signifique riqueza debemos tenerla allí. Se trata de tener cosas que nos gusten y tengan un alto valor para nosotros. En esta casa el movimiento energético es siempre hacia arriba y vertical. Sus formas son altas, rectangulares y erguidas. Los muebles más propicios son los de madera y de caña. El órgano sensorial es el ojo. En la medicina china, el hígado se relaciona con el sentido de la vista.
Hemos de empezar a crear una conciencia de abundancia a todos los niveles. Lo empezaremos haciendo con afirmaciones, como por ejemplo:

-Tengo dinero para todo y además me sobra.
-Me siento merecedor de todo lo que es bueno y lo que es mejor.
-La prosperidad en mi vida se vive en todo momento.

Nos tenemos que dar cuenta de que, si el sentimiento de escasez fuese eliminado, muchos de los conflictos y de los problemas que hay en el mundo actual dejarían de existir, ya que el pensamiento original que los provoca es la insuficiencia y la carencia. El hambre, las guerras, las luchas territoriales o los conflictos familiares por herencias se originan desde el sentimiento del miedo a que no habrá suficiente para todos.
Si nosotros escuchásemos el mensaje de la Naturaleza, que es tan sabia, ya habríamos cambiado de manera de actuar porque en todo momento estaríamos de acuerdo con su dictado, puesto que ella es abundancia en todo y nos lo da todo, tanto lo bueno como lo malo. Como ella escucha el pensamiento colectivo humano, y este alberga muchas ideas que hacen que pensemos negativamente, eso es precisamente lo que nos da.
Ya sabemos que si muchos individuos de una misma especie piensan de una forma, coinciden en las vibraciones de la totalidad. Por eso, cuantas más personas pensemos en un sentimiento de abundancia y amor, más ayudaremos a que el mundo sea tal como deseamos: próspero y feliz.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK, lo he entendido | Más información