martes , 24 abril 2018

Feng shui: Casa Tercera – La salud y la familia

El núcleo y el comienzo de nuestra expansión en la vida se dieron cuando entramos en la Primera Casa. En la segunda hemos aprendido a relacionarnos con nosotros mismos y con nuestra pareja. También hemos aprendido a ser autorresponsables en todo.
El tema de la familia y de la salud lo trataremos de diferente manera. Sobre la familia diremos que, si nos encontramos apoyados y nuestra relación con sus miembros es una relación sólida, honesta, sincera y de comprensión, tenemos mucho de nuestra vida resuelta porque contaremos con una gran base sobre la que construir nuestra existencia.
La casa tercera es la de la madera, donde germinan todas las abundancias de nuestra existencia. Si hay armonía, si no tenemos conflictos en ella, con las relaciones que tenemos con nuestros parientes, tendremos mucho ganado.
Es muy importante que tengamos claro que, en esta vida, las relaciones con los padres, hermanos, tíos, parientes próximos y aquellos amigos que son como de la familia han de sanarse, porque de lo contrario serán un peso en nuestra alma que iremos arrastrando siempre.
¿Cómo sabemos que una relación nos afecta emocionalmente? Pues porque cada vez que pensamos en ella nos duele y eso es una señal de que existe un conflicto que tenemos que solucionar.
La Casa de la familia nos puede ayudar mucho en este sentido porque podemos poner símbolos benéficos que ayuden a nuestra mente. Aprovechemos cada vez que nos encontremos en esta zona para resolver esos conflictos.
Por ejemplo, si tenemos un problema con nuestro padre que no permite que nos atrevamos a decirle lo que pensamos ya que es un hombre que se enfada mucho, evidentemente no podrás pedirle que deje de enfadarse si es su manera de ser y, si lo haces, es muy probable que no te haga caso. Tú no le puedes pedir a nadie que cambie, ya que el principio de autorresponsabilidad nos impide que podamos manipular a nadie ni tan siquiera a través de la oración. De hecho lo hemos de aceptar tal como es, tanto si nos gusta como si no. Pero lo que sí podemos hacer es resolver el conflicto en nuestro interior buscando el pensamiento original que hace que nosotros le tengamos miedo.
Trabajaremos con todas las cosas que explicamos en este libro para la solución del conflicto y, al mismo tiempo, colocaremos en nuestra casa, en este espacio de la familia, objetos y fotos relacionados con este hecho, de manera que, como ya hemos comentado, tu mente capte este mensaje positivo de forma inconsciente.
La Casa de la familia también es la Casa de la salud, que hemos de cuidar porque es muy importante para nosotros. Sin salud, o cuando nos falta vitalidad, pocas cosas podremos hacer en esta vida.
La salud es la cuestión en la que más hemos de tener más en cuenta nuestra responsabilidad y no dejarla en manos de otras personas, como los médicos o la sanidad. Es cosa nuestra. No son los demás los que nos han de curar.
Realmente, solo nos podemos curar nosotros mismos. En todo caso, los demás, nos pueden ayudar.
Por lo tanto, como nos encontramos en la Casa de la madera, hemos de cuidar y regar nuestra salud, al igual que a los árboles y las flores cuando crecen.
Aunque tenemos muchas cosas por herencia genética (ambas, familia y salud, se encuentran en la misma Casa), nuestra mente, si llevamos nosotros sus riendas, puede mantenernos sanos si así se lo ordenamos.
La Casa de la familia y la salud, además de ser la casa de la madera, también es, según la tradición del I Ching, la Casa del trueno. Cuando pensamos en el trueno lo relacionamos con tempestades. En una tempestad hay rayos y truenos, pero también agua que limpia el espacio. La tempestad rompe y quema cosas del entorno pero, antes de que una cosa se arregle totalmente, primero, posiblemente se tendrá que terminar de estropear definitivamente. Hemos de ser valientes para enfrentar todas las tempestades que vienen derivadas de la familia, de nuestros antepasados e incluso de nuestra salud.
¿Cómo podemos arreglarlo?
– Los colores y los elementos relacionados con esta Casa son los verdes, los azules.
– Los motivos florales, las líneas alargadas y en vertical, los objetos de madera, las flores frescas de todos los colores, los pósteres, los cuadros, los collages, las fotografías que representen imágenes de tu cuerpo en perfecto estado de salud. Es un buen lugar para poner un spa.
– También es un buen lugar para colocar las tarjetas de los propósitos que hagan referencia a la salud o a resolver conflictos familiares.
– Los muebles, evidentemente de madera, deben ser estilizados y altos.
– Los órganos del cuerpo son el hígado y la vesícula biliar. Su sabor es el amargo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK, lo he entendido | Más información