sábado , 20 enero 2018

Comida contaminada

El último informe de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria referente a los plaguicidas que contaminan la comida que comemos cada día, se centró especialmente en doce alimentos procedentes de la agricultura convencional.

En este ránking no gana ninguno porque los doce alimentos señalados no son dignos de llenar nuestra mesa en la situación actual de la agricultura convencional. Así, los únicos verdaderos perdedores somos, como siempre, nosotros.

Esta tétrica lista sigue el siguiente orden de menor a mayor contaminado:

– Leche (3,6%)

– Col (4,8%)

– Puerro (14%)

– Pepino (16%)

– Centeno (16%)

– Vino (23%)

– Tomate (27%)

– Avena (28%)

– Lechuga (36%)

– Manzana (46%)

– Melocotón (53%)

– Fresa (63%)

 

Según la PAN, la organización Pesticide Action Network, hay tres hortalizas que, además, contienen residuos de hasta 20 plaguicidas que són disruptores endocrinos. Eso quiere decir que hacen daño grave al sistema hormonal humano.

Estos son:

– La lechuga: se encontraron hasta 1.300 microgramos por kilo de lechuga, lo que supone un efecto endocrino unas 40 veces superior que el de una píldora anticonceptiva.

– El tomate: las muestras analizadas contienen una media de 700 microgramos de plaguicidas por kilo. Eso representa unas 20 veces el efecto endocrino de una píldora hormonal.

– El pepino: Comer un kilo de pepino supone ingerir 600 microgramos de estos pesticidas. El efecto endocrino es 20 veces mayor que el de una píldora anticonceptiva.

La mejor opción será volver a los productos naturales y biológicos para cuidar de nuestro cuerpo.

 

Fuente: Revista Cuerpo y mente.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK, lo he entendido | Más información