martes , 17 julio 2018

Cómo evitar las varices

Con la llegada del verano y el ascenso de las temperaturas, las personas que padecen problemas de circulación en las piernas observan que las venas se dilatan y se produce una tendencia a acumular líquidos en las piernas. Así, en verano es habitual percibir más las llamadas varices. Esta dilatación puede concluir una vez acabado el verano, pero otras veces es permanente.

Una de las claves para mejorar la circulación es el mantenimiento de una correcta salud de la pared de los vasos vasculares (arterias, venas, capilares, etc), siendo los radicales libres el principal desencadenante de su deterioro degenerativo.

En caso de insuficiencia venosa, las válvulas de las venas no funcionan adecuadamente y el drenaje venoso está alterado. La sangre se estanca haciendo que las venas y capilares se distiendan y sobresalgan, por lo que se observan en la superficie de la piel. Las venas varicosas son el resultado.

Las varices afectan a casi el 50% de los adultos de mediana edad. Cuando una persona permanece de pie largos periodos de tiempo, la acumulación de presión en la vena puede aumentar hasta 10 veces. Por lo tanto, las personas con ocupaciones que requieren largos periodos de estancia de pie tienen un mayor riesgo de desarrollar varices.

Las mujeres sufren este problema con una incidencia cuatro veces mayor que los hombres, las personas con sobrepeso tienen un riesgo aún mayor, y el riesgo también incrementa a medida que envejecemos por la pérdida de tono de los tejidos, la pérdida de masa muscular, y el debilitamiento de las paredes de las venas.

Para evitar la aparición de las varices existen unas pautas básicas a seguir:

– Activar las piernas (evitar permanecer mucho tiempo de pie o sentado)

– Practicar deporte (caminar es el ejercicio más adecuado, especialmente andar descalzo por la orilla del mar)

– Evitar las fuentes de calor (tomar el sol en las piernas, depilación con cera caliente, caminar por suelos calientes…)

– Refrescar las piernas (las duchas con agua fresca activan la función venosa y alivian la pesadez y dolor)

– Evitar el estreñimiento y el sobrepeso

– Utilizar ropa cómoda (evitar la ropa ceñida que comprima las venas)

– Llevar el tacón adecuado (un tacón de 2 o 3 cms es el más aconsejable)

– Favorecer el entorno venoso en la cama (realizar movimientos de pedaleo)

– Masajear los pies

Así mismo, existen una serie de complementos y cremas que pueden ayudar a activar la circulación. Puedes ver algunos de ellos en el siguiente link a nuestra tienda web:

http://herbesdieteticaynutricion.com/buscar?controller=search&orderby=position&orderway=desc&search_query=varices&submit_search=

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK, lo he entendido | Más información