miércoles , 19 septiembre 2018

Cómo tener una piel saludable 1ª parte

La piel recubre nuestro cuerpo, como si se tratara de un envoltorio, que lo protege pero también  nos protege a nosotros como personas. La piel es el reflejo de nuestra salud y esta tiene que ver mucho con el espíritu y el alma.

A veces, todos los cosméticos que nos aplicamos pueden ayudarnos a mantener una piel sana, pero se necesita tener en cuenta muchos otros factores para ver resultados que no se pierdan con el paso del tiempo. Es fundamental que, cuando pensamos en conservarnos mejor, en querer aparentar menos edad, tanto los hombres como las mujeres, no nos queda otro remedio que cambiar de hábitos y trazar un plan. A la hora de hacerlo tendremos que tener en cuenta que la piel no esconde nada y no miente, es sincera. Es un mapa a cada parte de nuestro cuerpo en el que sufrimos un trastorno. Estos, la mayoría de las veces, tienen relación con algún órgano afectado y este órgano, a su vez, con alguna emoción escondida. No se puede entender la salud a medias, todo está conectado.

Los  objetivos que nos marcaremos tendrán que ver con nuestro día a día y pueden contener algunos o todos estos puntos:

– Adquirir buenos hábitos en todo: comer saludable, hacer deporte, hidratarnos, ser positivos, reír, relacionarnos con las personas que nos aporten buenas vibraciones.

– Alejarnos de personas tóxicas.

– Dormir el tiempo conveniente, de 6 a 8 horas. Un sueño reparador es una bendición, sino recordad que a la mañana siguiente de haber pasado una mala noche nuestra cara parece haber envejecido diez años.

– Investigar qué causa nos hace que tengamos alguna afectación en la piel: si está opaca, envejecida, arrugada, qué pasa dentro de nosotros, porque debemos imaginar que nuestros órganos internos también estarán sufriendo estas consecuencias.

Cuando somos jóvenes no solemos pensar en que nuestro cuerpo envejecerá, que irá a peor, y descuidamos nuestra salud. Tendríamos que enseñar a nuestros niños que la salud es el tesoro más grande que tenemos y cómo cuidar de ella.

En el próximo artículo repasaremos algunas soluciones naturales para recuperar el brillo en nuestra piel.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK, lo he entendido | Más información