sábado , 20 enero 2018

Feng Shui: Casa quinta – El Centro

Esta Casa es la unión de todas las demás. Su valor intrínseco es la gran acumulación energética que desde este punto central sale, tanto si hablamos del Baguá, de una casa o de una habitación. Si en nuestro cuerpo el centro de gravedad y el punto energético radican en el plexo solar, el de nuestra vivienda se halla en la Casa Quinta.

 Es un espacio que debe encontrarse desocupado, aunque solo sea parcialmente. Dependiendo del espacio disponible puede ser un punto o un espacio mayor. En las casas romanas, donde había un patio en el centro, el atrium, era frecuente ver un pequeño surtidor, el cual unificaba la vivienda. Actualmente, esa función de agrupación la puede hacer un hogar, que se convertirá en el centro del salón o de la sala de estar. Unirá el entorno con nosotros.

Hay casas con amplios patios que, aun no siendo el centro de la casa, tienen situada una fuente en el punto central del patio. Con ello la mejora general es muy notable.

La Casa Quinta es un espacio que es perfecto para llenarnos de energía, especialmente cuando hemos de tomar decisiones importantes en nuestra vida o cuando queremos tomar control sobre nuestro entorno y sobre nosotros mismos. Las criaturas de la Tierra tienen el sentido de la protección y de la dominación de su propio espacio. Sin embargo, el ser humano ha perdido esta capacidad actualmente debido a su manera de vivir. Por lo tanto, la Casa Quinta, que forma parte del elemento tierra, es perfecta para nuestra recarga energética cuando meditamos, cuando visualizamos, cuando hacemos un decreto o cuando tomamos decisiones importantes. Por eso este espacio tiene que encontrarse libre de obstáculos. Como hemos imaginado en la visualización de la claraboya que se encuentra en medio de la habitación, nos llenamos de la energía de la Tierra.

– Es un lugar donde los colores están ligados al elemento tierra, tales como el amarillo, el naranja, el beige, el terracota o el marrón. Sus formas son los cuadrados.

– El entorno más propicio son las montañas bajas y los altiplanos.

-Los edificios más adecuados son casas bajas con terrazas, como las moradas de los pescadores de la costa.

– Los materiales son el barro, la cerámica y la porcelana.

-Los muebles son los arcones, los baúles y las cajoneras. El sabor es el dulce.

-Las plantas más pertinentes son las que se extienden por el suelo, las rastreras o tapizantes, como la madreselva, las plantas crasas, la milenrama, el aliso marítimo, la begonia, la violeta o la campanilla.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK, lo he entendido | Más información