miércoles , 19 septiembre 2018

Feng shui: Casa segunda – El amor, la pareja, las relaciones

Hemos entrado ahora en la Casa con más presencia del Yin de todo el Baguá. Es el área que tiene la energía más femenina. Después de haber reconocido cuál es nuestro propósito de vida hemos llegado a la Casa de las relaciones, del amor y de la pareja.

¿Qué podemos decir de las relaciones que tenemos con nosotros mismos? La mayoría de las veces son críticas, tumultuosas y ¿quién mejor que nosotros para dar vueltas a los problemas reales o imaginarios que nos perturban constantemente? Nuestra relación con nosotros mismos suele ser tensa e, incluso, puede llegar a ser violenta. Nuestra mente, almacén de creencias generalmente constructivas, pero muchas veces totalmente destructivas, casi siempre se encuentra en litigio con nuestros sentimientos, nuestra emoción y nuestro corazón.

Cuando hemos sido capaces de encontrar la armonía dentro de nosotros, cuando nuestros pensamientos están de acuerdo con nuestros sentimientos porque hemos logrado sacar de este almacén algunas creencias antiguas, pensamientos originales que nos obstaculizaban la vida, entonces es cuando las relaciones con nosotros mismos son adecuadas y nos encontramos preparados para una relación de pareja con la que te complementes.

Además del enamoramiento tiene que haber armonía, comprensión y entendimiento entre los dos. Es con esta pareja, tanto si ya la tienes como si todavía ha de llegar, con la que podrás crecer a la vez que os ayudáis mutuamente en vuestro camino. Por eso, esta Casa, la de la pareja, viene después de la primera, que es la que te permite tener claro hacia dónde vas.

– El elemento es la tierra.

– Los colores son el amarillo, el naranja, el beige, el granate, el rosa y los marrones.

– En la medicina china afecta a órganos como el estómago, el bazo y el páncreas.

– Sus formas son cuadradas, para dar solidez y estabilidad.

– Su sabor es el dulce.

– Los muebles han de ser bajos, como baúles o cajoneras.

– El órgano sensorial es la boca, y su sentido, el gusto.

– Sus materiales son el barro, la cerámica y la porcelana.

La tierra es nuestra madre y aparentemente se encuentra quieta, pero la energía que sale de ella es la más creadora de todas las energías.

Extracto del libro “¿Y si es verdad y me lo estoy perdiendo?” de Lidia Barcons y Josep Gimbernat.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK, lo he entendido | Más información