sábado , 20 enero 2018

Feng Shui: casa séptima nuestras creaciones: hijos y creatividad

Nuestras creaciones son la manifestación de todo lo que pensamos, tanto de forma positiva como negativa. Con esto decimos que, lo que has pensado siempre a lo largo de tu existencia, termina por hacerse realidad. Buda dijo hace mucho tiempo: “Tal como el hombre piensa en su corazón, así es”. Por lo tanto, hemos de vigilar mucho y controlar nuestros pensamientos porque ellos son los que crean nuestra realidad.
La Casa Siete es también la Casa del metal. El metal es un elemento concentrado en sí mismo. Es como un trozo de carbón que, si recibe mucha presión, se convierte en un diamante, o como dos pequeñas células (un óvulo y un espermatozoide) que consiguen crear una vida humana completa.
Es el momento de la cosecha y también el de reflexionar sobre el producto que cosechamos.
Si miras nuestro entorno y nuestra vida actual, nos daremos cuenta de lo que debemos corregir, transformar y cambiar. Si lo que vemos nos gusta, significa que hemos pensado correcta y positivamente.
Es la casa idónea para proyectarnos en el futuro con todo lo que queremos hacer y deseamos, tanto a nivel profesional como a nivel artístico. Es donde depositaremos nuestras intenciones, nuestros deseos y nuestros propósitos.
Todo lo que en la primera casa queríamos que pasase debemos trabajarlo en esta zona para darle el empujón definitivo. Es el momento de entusiasmarnos con nuestras pasiones, sean las que sean. De hecho, las pasiones son las cosas que nos dan vida, que nos hacen crecer como personas, que hacen que nuestro espíritu sea siempre joven, ya que siempre tendremos cosas que aprender y conseguir.
Esta es la creación más grande de nuestra existencia: hacer de nuestra vida algo realmente maravilloso; que cuando digamos adiós a este mundo nos sintamos orgullosos de lo que hemos hecho.
El hecho de tener hijos es algo que nos llena, que nos hace ser mejores, pero, a veces, saca lo peor de nosotros. Ellos serán nuestros grandes maestros. Vivimos en un tiempo en que muchas personas se cuestionan la paternidad y el tener hijos o no. Normalmente, aquellos/as que se cuestionan la paternidad suelen tener muchas otras vías de expresar la creatividad y por eso no necesitan la paternidad. La creatividad se puede expresar de muchas maneras y, mientras sean positivas para la colectividad, todas son válidas.
El hecho de tener que trabajar conjuntamente con nuestros los hijos nos contagia su vitalidad y sus ilusiones. Haríamos bien en escucharlos más, en prestar atención a su imaginación y sus mundos particulares para entrar en ellos, acompañarlos y no pensar que, porque son pequeños, no tienen sabiduría. De hecho, sus saberes están más cerca de su espíritu, porque todavía no han olvidado quienes son. Será la sociedad la que les hará olvidar su divinidad y, por lo tanto, si tenemos el privilegio de encontrarnos cerca de un niño, nos sentiremos más conectados con lo trascendente.
– Los colores de esta Casa son el blanco crudo y los colores pastel. Las formas son las redondas, las ovales y todas las artísticas, como cuadros, esculturas y todo lo que exprese creatividad.
– Es la Casa del lago y de las aguas quietas. Los paisajes son las montañas redondeadas en su cima. También las cúpulas y los arcos.
– Las formas son las redondas y las ovales.
– Los materiales tienen que hacer referencia a los metales, como el oro, la plata, el hierro o el cobre.
– Los muebles tienen que ser preferentemente metálicos.
El sabor es el picante.
– El órgano sensorial es la nariz y el pulmón es el órgano principal.
– El movimiento es una energía hacia dentro, concentrada.
– En esta Casa comenzamos a reflexionar sobre nosotros y a adquirir un inicio de sabiduría que nos lleva hacia la Casa Octava.

Visualización del niño

Te encuentras relajado y dentro de tu universo particular. Has ido caminando y te encuentras en un lugar al que ibas cuando eras pequeño. Es el rincón, el espacio donde jugabas.
Te hace ilusión porque te hace recordar lo que ya hace mucho tiempo que pasó, cuando todavía tu mente era libre de preocupaciones y tus ilusiones estaban bien vivas.
Te sientas y ves un grupo de niños que juegan. Sus gritos te transportan más al pasado y a lo que tú deseabas y te entusiasmaba, lo que querías hacer cuando fueses mayor. Sumergido en estos pensamientos, te asustas cuando alguien te toca la espalda por detrás con fuerza.
Te giras y ves delante de ti un chiquillo de unos once años que te recuerda a cómo eras tú a esa edad. Cuanto más lo miras, más te das cuenta de que eres tú mismo cuando eras pequeño. Finalmente él te dice:
“- ¡Hola! Hace tiempo que te esperaba.”
Tú le respondes sorprendido:
“- ¿Y por qué no me lo habías dicho antes?”
“- Yo ya me encontraba dispuesto y te estaba esperando, pero tú no venías. Por suerte ya estás aquí.”
Y tú le preguntas:
“-¿Pero qué es lo que quieres de mí realmente?”
Te contesta:
“-Quiero saber qué pasó con todas esas ilusiones, todos esos proyectos, con todo eso que quería ser de mayor. Si ya lo has hecho, si ya lo has conseguido.”
Te quedas en silencio y reflexionas sobre si realmente estás haciendo lo que querías de verdad y lo que deseabas cuando eras pequeño.
Dile todo lo que has hecho realidad y todo lo que no, lo que te satisface y lo que todavía no.
El niño rompe el silencio y te dice:
“- Tranquilo, tienes todo el tiempo que necesitas. Tanto si estás agradecido porque has conseguido más de lo que te habías propuesto como si no has llegado a conseguirlo, tienes que tenerlo claro y comprometerte con lo que quieres de verdad y, si tienes algún tropiezo, sea pequeño o grande, no debes desmoralizarte porque solo llegan a cumplir sus sueños los que tienen constancia. Los demás se quedan a medio camino.”
La respuesta del niño te llena de un profundo sentimiento de gratitud y de paz.
Le abrazas (te abrazas a ti mismo) y te das las gracias por haber llegado hasta aquí.
Con ese sentimiento vuelves a tu mundo físico.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK, lo he entendido | Más información