martes , 17 julio 2018

Las increíbles propiedades del mijo

El mijo es un excelente reconstituyente con más proteínas y grasas saludables que el arroz, el trigo y el maíz. Su alto contenido en hierro y magnesio lo convierten en un alimento de referencia en procesos de recuperación física, fatiga o anemia.

Además de su extraordinaria riqueza en hierro, el mijo nos aporta ácidos esenciales como el ácido linoleico y la lecitina. Su alto contenido en fibra lo convierte en un regulador del tránsito intestinal recomendable en casos de estreñimiento. Contiene zinc y selenio, minerales antioxidantes y beneficiosos para nuestro sistema inmunológico y también vitaminas del tipo B, esenciales para tonificar el sistema nervioso e inducir la relajación. No en vano el mijo está recomendado en casos de estrés, astenia, cansancio y depresión, así como para combatir la frecuencia e intensidad de los ataques de migraña y la pérdida de memoria. Es una alimento apto para cardíacos, ya que no contiene gluten y también para personas con ácido úrico por su bajo contenido en purinas.

Su sabor suave está lleno de tonos, entre los que destaca el de nuez y el de mantequilla. Su textura densa puede suavizarse cocinándolo a partes iguales con otros cereales como la quinoa. En cualquier caso, el mijo combina muy bien con verduras, legumbres o en las ensaladas. Se pueden hacer hamburguesas de mijo y tofu, e incluso croquetas. Las sopas y cremas de mijo se convierten en un condimento ligero. También basta con hacer un buen caldo y sustituir los fideos por los granos de este cereal.

Además de cocinado, cabe la posibilidad de tomarlo germinado aumentando así la concentración de los macro y micronutrientese incrementando su valor tradicional.

Para que nuestra sangre cumpla las funciones de llevar los nutrientes y retirar los residuos tóxicos que genera la transformación de dichos nutrientes, es fundamental que el plasma sanguíneo mantenga un adecuado nivel de alcalinidad. Hoy en día, debido a la alimentación que llevamos, nuestra dieta tiende a ser acidificantey para restablecer el equilibrio del pH de la sangre debemos conseguir que el 85% de lo que ingerimos sean alimentos alcalinos. De otro modo, los riesgos de padecer enfermedades como el cáncer aumentan considerablemente. Entre los alimentos más alcalinos están la naranja, el albaricoque, los guisantes, las judías verdes y los cereales integrales, especialmente el mijo.

24roids.com

hgh before and after

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

OK, lo he entendido | Más información